Descubre cómo combinar los alimentos para que engorden menos


¿Estás comenzando una dieta y quieres evitar, ante todo, cualquier plato excesivamente calórico? Pues voy a darte un truco para que puedas saber, de un simple vistazo, si un plato es bueno para ti y tus objetivos.

En España tenemos una gastronomía envidiable, y aunque muchos de esos platos se pueden comer sin problema alguno si se está a dieta, hay otros que mejor no probarlos por ser una bomba calórica.

No voy a entrar en detalles gastronómicos, al fin y al cabo este blog lo visitan de muchos países, y seguramente no sabrían muy bien de lo que hablo en algunos momentos. De lo que quiero tratar es de la peor combinación de alimentos que puedes ingerir.

pasta integral

Lo bueno del asunto es que estos consejos te van a venir bien si estás a dieta, pero si estás en tu peso, también vas a poder sacarles provecho para mejorar tu salud 🙂

Una pequeña introducción

Podemos decir, siempre a grandes rasgos, que existen 3 tipos distintos de nutrientes:

  • Los hidratos de carbono (pastas, arroces, fruta, verduras …).
  • Proteínas (carne, pescado, huevos …).
  • Grasas buenas (aceite de oliva, omega 3 …) y malas (grasa de la carne).

Pues bien, una vez sabido esto, podemos decir que:

Hidratos de carbono + proteínas = Excelente

Siempre y cuando mantengamos unas proporciones idóneas para nuestros objetivos, combinar hidratos de carbono y proteínas en cada una de nuestras comidas en una opción estupenda. Por ejemplo:

  • Arroz y pollo.
  • Pasta con carne.
  • Filete de pollo y fruta.
  • Una tortilla con champiñones.
  • Un bocadillo de pechuga de pavo y tomate.

Como véis, son grandes platos, y si se cocinan como es debido, nos aportan una gran cantidad de nutrientes y podremos comer una buena cantidad.

Proteínas + grasas = Muy bueno

Siempre que hablamos de las grasas casi que se nos ponen los pelos de punta. Las tenemos más que estigmatizadas, y aunque es verdad que las “grasas malas” debemos consumirlas con moderación, no tienen por qué desaparecer completamente de nuestra dieta. Así pues, platos como:

  • Filete de ternera y un par de lonchas de bacon.
  • Tortilla y queso.
  • Un tartar de salmón y aguacate, aliñado con aceite de oliva.

Son perfectamente consumibles en nuestra dieta.

Si acaso, puedes acompañarlos con algún hidrato de carbono fibroso (vamos, lo que viene siendo verduras), pero mi consejo es que no lo mezcles con pan, por poner un ejemplo.

Si eres una persona a la que le gusta la grasa, puedes consumirla sin problema, siempre que entre dentro de la moderación.

Hidratos de carbono + grasas = Peligro!

Efectivamente, esta es la peor combinación que puedes comer. Si además esas grasas son de las “malas”, la cosa se pone mucho más complicada. Os explico todo esto un poco más.

Las grasas son el alimento que mayor contenido de calorías tiene por gramo. Los hidratos de carbono (los refinados), crean un pico de azúcar en sangre que tiene que ser rebajada por la insulina que genera nuestro cuerpo. Si juntamos las dos cosas, ¿qué es lo que ocurre? Pues que tenemos ahí una bomba de relojería, que no solo puede hacernos engordar mucho, sino que puede causarnos grandes males en nuestro organismo a la larga, como la diabetes.

Además, al mezclar estos dos tipos de alimentos, las calorías de cada plato son exageradamente grandes, algo que no nos interesa para nada.

Por ejemplo, a mi me encanta el pesto, que es una salsa italiana que lleva albahaca, piñones, queso parmesano y un chorro muy grande de aceite de oliva. Si esa salsa la mezclo con pasta, ¿qué es lo que ocurre? Pues que 100 gramos de ese plato contienen más de 800 kcal, una cantidad de calorías muy grande para una comida, y una cantidad (en gramos) excesivamente pequeña para un cuerpo como el mío.

Eso no quiere decir que, de vez en cuando, pueda comer algo así (recordad el artículo de la variedad de alimentos), pero suele ser en ocasiones especiales y no como una costumbre.

grasas buenas aguacate

Fíjate en la combinación, pero sobre todo en la proporción

Está claro que, cada plato que analices, llevará un poco de todos esos alimentos. Es casi imposible encontrar platos que solo se centren en dos de ellos (siempre se utiliza algo de grasa para cocinar por poner un ejemplo).

Lo que tienes que fijarte es cuáles de ellos predominan, y ver si realmente te interesa comer aquello que te presentan.

Si vas a cocinar un arroz con pollo, intenta que lleve poca grasa, y siempre que sea de la buena. Si vas a comer un filete de ternera y un par de lonchas de queso, no comas pan.

Es simplemente acudir a la lógica y evitar combinar esos productos en una sola comida. No solo las calorías disminuirán considerablemente, también podrás comer mayores cantidades y te sentirás mucho más lleno.

Todo esto que os comento poco tiene que ver con las “dietas disociadas”. Solo quiero enseñaros un poquito cómo me guío yo a la hora de alimentarme.

Por lo tanto, te aconsejo que, a la hora de las principales comidas, intentes hacer las mezclas que te propongo. Además, comprobarás que la comida te sienta mucho mejor y que no será tan pesada, y es porque el estómago va a tener que hacer menos esfuerzos en digerir comidas que son simples, pero ricas a la vez.

Lee más sobre: Nutrición

Etiquetas: , ,
4 junio 2013 Sin Comentarios
Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>