La “comida basura” también tiene espacio en nuestra dieta


En alguna ocasión he hablado en el blog de la comida basura, y seguramente he dicho que, en mi caso en particular, la utilizo los fines de semana, generalmente los sábados, en los cuales la consumo sin mayores problemas.

Ahora bien, ¿qué es la comida basura? (también conocida como comida chatarra). Pues es aquella comida de baja calidad pero que suele gustar mucho, como las pizzas, hamburguesas de cadenas de comida rápida, así como bollería industrial, etc. Debo remarcar que suelen ser comidas que venden en restaurantes, ya que podemos hacernos en casa hamburguesas (por poner un ejemplo) de alta calidad y que se pueden consumir perfectamente.

Ahora bien, ¿por qué digo que se puede comer este tipo de comida sin mayores problemas en una dieta de pérdida de peso? Pues es muy sencillo.

comer chocolate

Todo es una regla de tres

Imagináos que, por las razones que sean, lo que habéis comido durante el día es poco.

Habéis desayunado más o menos bien, rondando las 400 calorías. Luego a media mañana os habéis tomado una fruta porque no teníais mucha hambre (100 calorías más). A la hora de comer os habéis tomado una sopa y os habéis acostado porque estábais muy cansados (200 calorías más) y luego a la tarde, como os habéis quedado durmiendo, os habéis tomado un yogur o algo así (100 calorías),

Bien, si sacáis el cálculo, habéis ingerido cerca de 800 calorías más o menos. Si vuestra dieta para adelgazar es de 2000 calorías, todavía os quedan 1200 para alcanzar vuestra cuota.

Bueno, si estáis haciendo las cosas bien (ya sabéis, yendo al gimnasio y dándole duro a las pesas), no hay mayores problemas para darse esa noche un pequeño capricho y comer algo prohibido. Pensad que tenéis 1200 calorías para cenar, las cuales son muchas, pero que se pueden cubrir perfectamente.

Si hiciésemos una cena “limpia”, habría que comer mucha cantidad de comida para llegar a esas 1200 calorías. Imagináos por ejemplo cubrir esas calorías a base de pan y atún. Deberíamos comernos 2 barras de pan y unas 6 latas de atún. No apetece, ¿verdad?

Así que, en ese caso en concreto, merece la pena tomar algo que no entre en la dieta, como media pizza o algo así. También puedes hacer una mezcla, como cenar un rico sandwich de pavo y luego algo de chocolate. El truco está en saber sacar las calorías de cada alimento y hacer una regla de tres.

Las bases de la “dieta flexible”

Esto que os comento son las bases de lo que se denomina la dieta flexible, de la cual voy a hablar en un futuro no muy lejano y en la que voy a basar mi plan de adelgazamiento.

Para que os hagáis una idea, en la dieta flexible se llega a un mínimo de micronutrientes (vitaminas y fibra) y, una vez alcanzados, se puede consumir aquello que desees, siempre y cuando no sobrepase el total de las calorías diarias. Sin duda alguna, es una dieta orientada a sobrellevar mucho mejor la pérdida de peso y de la que merece la pena hablar.

Ahora bien, no os penséis que podréis comer de todo en la cantidad que deseéis. Se trata de ser lógicos y comer en su justa cantidad, lo fundamental. Cantidades desorbitadas nos harán engordad, no olvidéis lo tremendamente calóricas que son esas comidas.

¿Te gustaría saber más sobre la dieta flexible? Pues te animo a que sigas navegando por mi blog 🙂

Lee más sobre: Nutrición

Etiquetas: , , ,
23 agosto 2013 Sin Comentarios
Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>