Problemas con la comida


¿Tienes problemas con la comida? ¿Comes en exceso y te arrepientes constantemente de ello? Tranquilo, no eres el único al que le pasa esto. Yo mismo lo sufría, pero afortunadamente se puede salir de ese pozo y llevar una vida plena y mucho mejor que la que llevas ahora.

En primer lugar, decirte que no te tortures. Todos tenemos problemas de algún u otro modo, y a ti te ha tocado este. No tienes la culpa de nada, al igual que una persona que tiene la gripe no se culparía de tener fiebre.

Eso sí, debes hacer un esfuerzo por ti mismo, por tu familia y por las personas que te quieren. Deberás poner de tu parte, pero con tu esfuerzo, llegará el día en el que no tendrás problemas con la comida y, si algún día comes demasiado, será porque tú quieres, no porque tu cuerpo y tu mente te lo estén demandando a todas horas.

Comer compulsivamente

Estilo de vida saludable: ¿Es tu caso?

Hay algo que me llama poderosamente la atención. Es en varios sitios donde he leído que, cuando “nos dejamos”, lo hacemos con todas las consecuencias.

Me voy a explicar un poco mejor. A mi por ejemplo me gusta el gimnasio, pero cuando he estado una temporada relajado con la dieta y comiendo mal, casi que a la vez he dejado de hacer gimnasia y de tirarme mucho tiempo más tumbado en el sofá, sin apenas ganas de hacer nada.

A su vez, he comenzado a fumar más, incluso si antes me afeitaba todos los días, en esa época podía estar dos o tres días sin afeitarme y no pasaba nada. Me gusta verme sin barba pero pensaba “qué más dará?”.

Es decir, parecía que todo se iba auto alimentando, y que mientras más te ibas metiendo en la mierda más cosas hacías para seguir hundiéndote. Al final, mirabas hacia arriba y veías la salida tan lejos de tu alcance que casi preferías mirar para otro lado, y mientras tanto claro, a comer fatal, a seguir tumbado en el sofá, etc.

La comida, la válvula de escape

En varias ocasiones he leído que mucha gente utiliza la comida para calmar su ansiedad. En mi caso esto no ha sido así, soy una persona muy tranquila y para que algo me cause ansiedad debe ser algo muy grave.

Yo comía mal porque me gustaba comer, punto. Me encantaban todas las marranadas que se os puedan pasar por la cabeza, y si bien siempre he comido cosas así alguna vez a la semana, fue en los últimos meses cuando todo se fue de madre y podía comer comida basura varias veces por semana.

Ahora bien, ¿cómo salir de todo este pozo sin fondo?

Obligarte a llevar una vida sana

Hay algo muy curioso, y es que al igual que salir del pozo es difícil, volver a caer en él también es difícil.

Cuando llevaba una vida sana, me gustaba hacer deporte. Iba muchas veces al gimnasio, cuidaba mi alimentación, etc. Y a eso es a lo que tenemos que llegar, a obligarnos a llevar una vida sana.

Apúntate a un gimnasio. Verás cómo al principio te va a costar muchísimo ir. Buscarás excusas en tu cabeza para poder decir que no puedes ir por tal o cual motivo, pero no pienses en ello y ve instintivamente, sin pensar.

Cuando lleves así una semana, podrás comprobar que ya no debes hacer esos esfuerzos, pues irás tú solo por tu propia voluntad. No hará falta que busques excusas porque ninguna te valdrá. Irás a la hora que quieras y punto.

Y no solo eso, también comenzarás a cuidar tu alimentación al milímetro, tal y como hacía yo hace años y tal y como hago ahora. No querrás que una simple tentación estropee el esfuerzo de toda una semana, y comenzarás a ver la comida que está prohibida como lo que es, un impedimento para alcanzar tus objetivos y algo que podrás consumir en su momento, pero no por ahora.

Vida sana y libertad

Un último aviso

Por supuesto, estoy hablando desde un punto de vista donde el problema con la comida es algo leve. En casos mucho más graves, como la bulimia o la anorexia, no me atrevería a opinar, pues son enfermedades realmente graves que necesitan de tratamiento médico.

En este caso, quiero animaros a que no seáis perezosos, tal y como yo lo he sido, y ponéos ya mismo a llevar un estilo de vida sano. Veréis cómo vosotros mismos seréis capaces de tirar hacia adelante y de cómo, poco a poco, os iréis exigiendo más y más.

El problema de comer demasiado y de comer cosas prohibidas formará parte del pasado. No te quedes ahí pensando en estas palabras y actúa, es el mejor remedio para este tipo de problemas.

A ti, una persona adulta en plenas facultades … ¿Va a poderte un trozo de pizza? ¿Una onza de chocolate? … Claro que no, vas a seguir un estilo de vida sano y vas a demostrar a todos los que hay a tu alrededor la increible fuerza de voluntad que tienes y cómo puedes conseguir el cuerpo perfecto cuando te lo propones. Eso sabe mejor que todos los kebabs del mundo, ¿a qué sí? 😉

Lee más sobre: Psicología y motivación

Etiquetas: , ,
21 enero 2013 Sin Comentarios
Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>