¿Qué son las agujetas? ¿Cómo puedo evitarlas?


Todos sabemos lo dolorosas e incómodas que pueden resultar a veces las famosas agujetas. A todos nos ha pasado alguna vez que, después de un tiempo sin hacer ejercicio, volvemos a hacer deporte y a las 24 horas comenzamos a tener ciertos pinchazos cuando movemos el músculo que hemos ejercitado, y a las 48 horas ese dolor ya alcanza su máximo esplendor y prácticamente no podemos movernos sin acordarnos de nuestra madre.

¿A qué se deben las agujetas? ¿Voy a tenerlas toda la vida? ¿Podré hacer algo para que las agujetas sean de menor intensidad? Si quieres conocer las respuestas a todas estas preguntas, te recomiendo que sigas leyendo el siguiente artículo.

La teoría del ácido láctico

Recuerdo que cuando estudiaba COU, mi profesora de biología decía que las agujetas era “ácido láctico fermentado”.

agujetas con dolor

¿Agujetas o muchos años soltero?

Se suponía que, al hacer ejercicio, se formaba esta sustancia, y que acababa cristalizándose, lo que hacía que apareciesen como pequeños cristales que se clavaban en el músculo cada vez que lo movíamos. De ahí justamente aparecía el dolor que experimentábamos en cada movimiento.

Hoy en día esa teoría está descartada porque se supone que el ácido láctico se cristaliza a muy bajas temperaturas, por lo que sería imposible que apareciesen esos pequeños cristales en nuestro cuerpo. Se trata al fin y al cabo de una leyenda urbana que se ha ido haciendo fuerte conforme han pasado los años, pero nada más.

La teoría actual: Microrroturas musculares

La teoría que se acepta más ampliamente hoy en día y que explica mejor la aparición de agujetas se trata de la que explica la aparición de microrroturas de fibras musculares.

Hagamos un pequeño estudio de qué es lo que pasa cuando nos ejercitamos y hacía tiempo que no lo hacíamos.

Digamos que tus músculos se encuentran totalmente vagos y desentrenados, y los ponemos a trabajar con el ejercicio que sea. En ese momento, toda la musculatura comienza a trabajar, y esos músculos se empiezan a “romper” debido al esfuerzo.

Es decir, la musculatura que no está entrenada sufre pequeñas roturas en ese determinado momento. Con el pasar de las horas, esas roturas pueden comenzar a dolerte, incluso puede haber una pequeña (ínfima) inflamación de los músculos utilizados.

Durante los días posteriores al entreno, tu cuerpo trabajará para que esos músculos se reparen y puedan afrontar un esfuerzo similar al que los has sometido en un futuro.

¿Puedo evitar la aparición de agujetas?

Seguro que en muchas ocasiones has oído aquello de beber un vaso de agua con azúcar para evitar la aparición de agujetas. Como es lógico, estas agujetas han aparecido y te has tenido que aguantar como todo el mundo.

En realidad, poco puedes hacer para evitar las agujetas. Eso sí, puedes seguir estos dos consejos y de esa manera quizás sean menores, pero ten por seguro que las tendrás:

  • Calienta convenientemente. Haz ejercicios de estiramiento y empieza el ejercicio con los músculos algo trabajados. No puedes comenzar a hacer deporte sin haber calentado antes porque de esta manera aumenta mucho las posibilidades de que las agujetas sean mayores (por no hablar de los riesgos de la lesión).
  • Empieza haciendo ejercicio muy suaves y ve aumentando la intensidad. Sea cual sea el ejercicio que hagas, el primer día te lo tienes que tomar como un paseo. Hazlo suave, sin prisas y que no te importe lo que piensen los demás. En tus primeras sesiones debes acostumbrar el músculo y no puedes darlo todo. Conforme vayan pasando los días, podrás aumentar la intensidad del ejercicio y la aparición de agujetas será menor.

Aviso: Soy de los que piensan que es mejor coger agujetas en todo el cuerpo cuanto antes, tal y como expliqué en el artículo sobre el primer día de gimnasio y sobre las 8 cosas que debes saber si eres novato en el gimnasio, pero este artículo va destinado a las personas que quieren sobrellevar mejor la vuelta al deporte.

¿Voy a tener siempre agujetas?

Pues ante esta pregunta hay una fácil respuesta: Lo que tú decidas.

Si haces natación (por poner un ejemplo) y siempre haces los mismos largos en el mismo tiempo, pues no, no vas a tener siempre agujetas.

Si haces musculación (que pienso que es el mejor ejercicio para adelgazar) y luego vas aumentando poco a poco los pesos que mueves, pues sí, probablemente llegues a tener agujetas muchos días del año, por supuesto no tan grandes como las iniciales, pero es una sensación de que has trabajado bien y el día que no las sientas vas a echarlas en falta (parece algo raro pero sé de lo que hablo).

Mi recomendación está clara: Hay que ir progresando en cada sesión de entrenamiento que hagamos, para tener unos músculos fuertes y que consuman calorías por nosotros. De esa manera conseguiremos adelgazar mucho y permitirnos el lujo de comer más y de hacer comidas trampa.

Lee más sobre: Gimnasio

Etiquetas: , , ,
21 agosto 2012 Sin Comentarios
Deja un comentario !

Queremos saber tu opinión y por eso te animamos a que dejes un comentario en este artículo. Luego puedes suscribirte a él vía RSS.

Por favor, cuida tu ortografía. Cualquier comentario utilizado para hacer spam será eliminado.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>